No estas conectado  


Una vez más y con más sentimiento: Cómo Buffy Cazavampiros cambió la televisión

Hoy hace ya 20 años del estreno de Buffy, Cazavampiros, y esto significa muchas cosas, no solo tenemos que deprimirnos un poco al pensar en lo rápido que ha pasado los últimos años. Para celebrar una de las series de culto más populares de todos los tiempos, no solo es la popularidad lo que convierte a esta serie en una de las más importantes jamás escritas, grabadas y emitidas en televisión.

Primero habría que empezar con mi experiencia en esta serie, y reconocer que no soy un experto en ella, y creo que eso me da ventaja a la hora de analizar los claves de esta serie, ya que no estoy cegado por puro fanboismo, y puedo dar mi opinión más objetiva sobre esta serie. Mi aventura en el mundo de Buffy comenzó hace un mes y medio; para hacer feliz a una amiga a la que le encanta la serie y decidí empezar un tarde de enero y minutos después de empezar el primer capítulo, estaba enganchado, dos días después estaba empezando su tercera temporada.

Capítulo a capítulo veía en la serie el estilos y recursos que no había visto y ninguna de las series de la época, pero que todas las series exitosas de hoy en día utilizan, y decidí investigar. No hay que saber mucho sobre historia de la televisión, para saber que a durante los años 2000, series como The Office, Parks and Recreation o Modern Family acabaron con el modelo de sitcom clásica, dando paso a algunas de las serie más divertidas jamás creada.

También es sencillo apreciar que sin series como Los Sopranos y The Wire que elevaron el nivel de la televisión por cable, nunca hubiéramos tenido series como Mad Men o Breaking Bad. La pregunta que debemos hacernos es qué fue lo que comenzó este nuevo movimiento televisivo en la televisión pública, y si has visto alguna vez Buffy es bastante fácil detectar todos los elementos que influyeron al mundo de la televisión en los 20 años que ha pasado desde su estreno.

Quizá el cambio más importante que hizo Buffy en el método tradicional de contar historias que se utilizaba en televisión en la época, fue la de no crear historias contenidas en un solo capítulo sino dejar que la algunas de ellas fluyeran en más de uno e incluso a veces temporadas completas. Joss Whedon, el genio que creó Buffy, se dio cuenta que al dejar que la historia avanzase poco a poco capítulo a capítulo, conseguía que al espectador se quedase enganchado durante toda la temporada.

Whedon podría haber hecho que Buffy se cabrease con sus amigos y al final del episodio resolvieran todos sus problemas y volvieran a hacer amigos, pero la vida real no es así, haciendo que una traición creará desconfianza más de un episodio mantenía en vilo al espectador, nos hacía conocer mejor a los personajes y así hacía que nos importasen más sus vidas. La idea de tomarse más tiempo a la hora de contar una historia por el bien de esta y de los personajes dio tanto éxito que hoy en día la mayoría de las series de éxito utilizan el método, series como Mr. Robot, Perdidos o incluso las mayorías de las ahora populares series de superhéroes que ahora plagan nuestras pantallas.

Otras de las claves de Buffy, que tiene que ver con la anterior, es que fue una de las primeras series en eliminar el concepto de villano de la semana. En vez de crear villanos re-utilizables, que empezarían apareciendo al principio del capítulo y para el final de este acabaría perdiendo, y así dar paso al siguiente villano a la semana siguiente el cual es un poquito más fuerte que el anterior. Buffy decidió crear un nuevo método, El Gran Malo, un oponente tan poderoso que la propia protagonista es incapaz de derrotarlo y no es hasta que se pasa toda la temporada evolucionando como personaje que no es capaz de superarse a sí misma y derrotar a su enemigo.

Si es verdad que no usan este método siempre ya que producir una veintena de episodios e historias tiene su dificultad y hace que en varias ocasiones hagan falta episodios con villano de la semana, pero no hicieron de esto de la norma si no más bien de episodios relleno. Este método que apareció en el cumbre de la popularidad de las series de policía en el que hay que resolver un caso a la semana, o dramas médicos en el que hay que curar a una persona por capítulo. Buffy decidió optar por Súper-malotes, visible desde la primera temporada con El Maestro, es más evidente con el gran villano de la tercera temporada que no desvelaremos.

Fue tan efectivo utilizar a un villano para toda la temporada que incluso, Doctor Who, una de las series más famosas por utilizar a un villano habitualmente, comenzó  a mezclar a los dos tipos de enemigos para el Doctor cuando la serie volvió a televisión en 2005. Otras series que han seguido este método son, The Flash, Pequeñas Mentirosas o Crónicas Vampíricas entre otras muchas.

Una de las claves de Buffy, y quizá la parte que más admiró sobre la manera en la que Joss Whedon escribió esta serie es como creó al personaje principal de Buffy Summers. Desde el principio Whedon no dejó que el hecho de ser mujer afectará para nada a la fuerza de Buffy, sino todo lo contrario, en ocasiones era una de sus ventajas. Se alejó de la manera que Hollywood utiliza para crear personajes femeninos fuertes, escribiendo a mujeres súper duras que no dejan pasar ninguna a tontería de cualquiera. Comenzaban a desligarse los estereotipos entorno al papel de la mujer en el mundo audiovisual.

No solo se alejó de este concepto sino que lo hizo explotar por completo. Whedon creó en Buffy Summers una simple chica joven estudiante de instituto que intenta resolver los problemas típicos de adolescentes, como pasárselo bien con sus amigos o preocuparse por si el chico que le gusta la va a invitar a el baile. Con la única diferencia que esta chica en concreto, que además de los problemas típicos de una joven, tiene además que luchar contra vampiros y demonios que intentan destruir el mundo. Y lo más importante de cómo lo hizo es que en ningún momento intenta acosarte con la idea de que Buffy no es menos que los demás personajes masculinos por ser mujer, sino que dejó que su espíritu de lucha y voluntad hablasen por sí mismo.

Por eso creo que hay que agradecerle a Whedon la creación de su versión de Buffy, por que sin él no tendríamos a personajes como Veronica en Veronica Mars, Peggy Carter de Agente CarterKara de Battlestar Galactica o la propia Olivia Pope en Scandal.

Y la última y en mi opinión uno de los motivos que hacen de Buffy una serie tan importante y adictiva, y es que Buffy en ningún momento supone que sus espectadores son estúpidos e intenta explicarles todo paso a paso, sino todo lo contrario, te pone contra las cuerdas y te obliga a pensar sobre lo que esta pasando, te pone a prueba, lo que eleva el proceso de visionado de la serie. Buffy es consciente de los estúpida que puede ser llegar a ser la serie en algunos momentos y aunque lleva con maestría los momentos más dramáticos creo que la serie sobresale al equilibrarlos con una comedia tan rara de ver que muchas de las series que se emiten hoy en día no son todavía capaces de crear.

La serie es consciente que el mundo en el que viven no es realista, lo que lleva a algunos de mis momentos favoritos de la serie, en concreto mi momento favorito ocurre durante el baile de fin de curso en la tercera temporada, ya que después de pasarte tres temporadas tirándote de los pelos, porque ‘si tu vivieras en Sunnydale te darías cuenta de todo lo que esta pasando por que hay que ser muy tonto para no darse cuenta‘, y la serie decide devolvértela de manera magistral con todos los estudiantes reconociendo que saben que algo raro está ocurriendo y entregan un premio a Buffy porque son consciente al igual que tú, el espectador, que sin Buffy salvándoles el trasero a diario estarían todos muertos.

Estas son algunas de las formas en las que Buffy cambió el mundo de la televisión hace 20 años, convirtiéndola en uno de los motivos más importantes de la actual era dorada de la televisión que estamos viviendo hoy en día, pero hay muchas más cosas, sus personajes secundarios, la utilización del pueblo de Sunnydale como personaje propio, sus spin-offs y crossover o su increíblemente elaborado episodio musical.

Por desgracia es díficil encontrar episodios de esta serie hoy en día en televisión, con solo Syfy emitiendo en algunos episodios de la serie, tendremos que esperar hasta que Netflix decida añadir la serie a su catalogo, pero que ocurra solo nos queda esperar, por una posible reunión aunque no todos sus actores quieran participar; o leer los cómics que continúan la historia o también puedes comprar todas las temporadas en Amazon.

Si también eres súper-fan de Buffy, Cazavampiros, salta a los comentarios y cuéntanos tus momentos o personajes favoritos de la serie.

Sobre el autor

Jorge Santos
Tinerfeño nacido en los 90 amante de la física, del cine y sobretodo la televisión, demasiada televisión quizá.

1 Comentario en "Una vez más y con más sentimiento: Cómo Buffy Cazavampiros cambió la televisión"

Deja un comentario.