No estas conectado  


Review de Marvel’s The Punisher (Primera temporada)

The Punisher

Esta nueva entrada en la saga Marvel-Netflix, que prácticamente se ha convertido en un nuevo género dentro del famoso servicio de TV a la carta, ha llegado sin hacer tanto ruido como debería, porque The Punisher es un héroe de la compañía al que no estamos tan acostumbrados: no tiene poderes, está amargado, el humor brilla por su ausencia y como máximo exponente de este cambio, está la extrema violencia con la que lidia el personaje.

La excelente Daredevil dió el pistoletazo de salida a un personaje que en su 2ª temporada le faltó poco para comerle el protagonismo al demonio de La cocina del Infierno. Jon Berthal, muy conocido últimamente por sus múltiples apariciones, pero sobre todo por ser el “amigo” de Rick en las primeras temporadas de The Walking Dead, ponía cara a un Frank Castle extremadamente realista que resultaba impactante en cada movimiento que ofrecía, entrelazando la trama con los primeros pasos de su venganza personal.

Si no conocéis al personaje, Marvel lo introdujo a través de los comics de The Amazing Spiderman, allá por los años 70 y aunque los movimientos de Marvel a lo largo de los años lo han situado incluso con los X-Men en alguna ocasión, parece que los personajes más recurrentes que han interferido con The Punisher han acabado siendo Spiderman y Daredevil. Su origen “original”, ya que tiene varios, es el que precisamente respeta la serie de Netflix. En ella, su familia muere en un visita a Central Park, en mitad de un tiroteo entre mafias, sin embargo, Castle sobrevive milagrosamente a este encuentro y sin otro motivo para vivir, solo se mueve por pura venganza, castigando severamente y fuera de la ley a todo el que estuviera mínimamente involucrado en aquello.

Marvel – Netflix: un gran paso que no llegará a los cines

En la serie, todo este suceso inicial que genera la transformación de Frank en The Punisher, está constantemente en pantalla, con el protagonista continuamente martirizado por la sensación de culpa, y da la sensación de martillear mucho con el tema al espectador, pero parece totalmente intencionado, para que nos sensibilicemos con él y comprendamos realmente por el trago que está pasando. Aunque, en general la serie no termina de mostrarte del todo como es en realidad Frank Castle, el personaje termina resultándote oscuro, intrigante, sanguinario e incluso terrorífico. Pero siempre se las arregla para hacerte creer que es el bueno y tengas empatía por él.

Si habéis visto cualquiera de las series de Marvel en Netflix, la calidad y el nivel de fotografía son similares, aunque parece un peldaño por encima a la última aventura de Los Defensores, algo cutre para los que no tenían acostumbrados, la verdad. En The Punisher la violencia, la pérdida y la tristeza bañan cada fotograma de la serie, dando un aspecto oscuro que nos extraña que haya aprobado la propia Disney –ahora propietaria de Marvel- . Además, llama mucho la atención la fidelidad con la que han abordado los tiroteos tácticos, que se alejan de la potencia de fuego masiva de Castle en su aparición en Daredevil y lo bien que quedan representados en la pequeña pantalla. A medio camino entre lo explícito y lo necesario, las torturas, lesiones, heridas e incluso sexo, que podremos ver, son perfectamente disfrutables incluso para los más sensibles. Pero cuidado, no os podemos negar que habrá varios momentos en los que nos apetecerá taparnos los ojos.

El realismo en los protagonistas

Los personajes que aparecen en esta iteración del vengador, justifican los de los cómics de la manera más realista posible, con el Agente Orange, culpable real de todo el caos en la vida de Castle y de su amigo Billy “El Guapo” Russo, que se revela como el personaje secundario más relevante en la serie junto al protagonista, con una magnífica actuación de Ben Barnes, que cautivará al espectador. Por momentos, parece que la agente Madani –interpretada por Amber Rose Revah-, sea relevante, sin embargo, en los momentos en los que tiene que ganar más protagonismo, la actriz no consigue darle la potencia necesaria para ello y da la sensación de moverse por inercia dentro de un papel encorsetado del que no puede salirse en ningún momento.

El compañero de aventuras forzado de Castle, David Liebermann, también conocido en los comics como Micro, sigue esa misma estela de giro real justificando su ayuda al castigador para su propio beneficio, aunque la apatía del mismo no ofrece demasiada chicha a la trama, que parece desviarse sin rumbo, solo para demostrar el lado humano que aún le queda a Frank. Y vuelve a repetir nuestra querida Karen Page, que hasta ahora ha aparecido en prácticamente en todo lo relacionado con Los Defensores, con un nuevo amago de chica lista para rescatar: es rubia, es guapa, es amable, es lista y bueno…se mete en peligros para que la rescaten. Personalmente, resulta agradable contar con una cara más que conocida que contraste con el tono de la serie.

Desarrollo de la temporada

Después de haber salido de la cárcel, Frank Castle se oculta como un obrero de la construcción llamado Pete Castiglione. Sin necesidad de buscar líos o problemas, no puede evitar la rabia por la pérdida de su familia, un recuerdo que le ataca todas las noches. El encuentro con Micro, un hacker que también se oculta del gobierno, le revelará toda la auténtica verdad y las tramas ocultas que provocaron la planificación de su supuesto asesinato.

Frank Castle The Punisher

Frank Castle vive para la venganza.

Como no nos permitimos contar spoilers, no podemos avanzaros mucho sobre la trama, sin embargo, si que os podemos resumir que estos 13 capítulos no se hacen para nada pesados. Todos nos valen, todos contienen acción y todos acaban aportando algo a la trama de The Punisher. La temporada está totalmente centrada en hacer que Frank Castle acabe con todas las raíces de sus pesadillas y sus problemas, para terminar de convertirse en su nuevo alter-ego, algo que parece conseguir. La histórica y casi sobrehumana resistencia del personaje, está perfectamente recreada y la sensación de parecer un tren imparable es constante.

Conclusiones

Con Netflix y Marvel están pasando cosas muy interesantes para el universo de super héroes. Si bien es cierto que no son series con una trama brutalmente interesante, si que respetan mucho los personajes en los que se basan y con poco que te gusten, las disfrutaréis mucho. La manera de llevarlas a un entorno actual donde se entremezclan con eventos de la envergadura de Los Vengadores y el ataque a New York, es un plus a tener en cuenta. Respecto a The Punisher se cumplen estas reglas y aprovechan para desmarcarse de esta fiebre por el “para todos los públicos” de Disney con todo lo que sacan de Marvel.

The Punisher es sucia, violenta y triste, pero también interesante, con acción a raudales y un anti-héroe casi perfecto. Para esto, Jon Berthal ayuda muchísimo a construirnos esta nueva imagen del Castigador y parece estar casi hecho para ello. Si debemos de ponerle alguna pega, con respecto al que vimos en la película de 2004 interpretado por Thomas Jane, es que tiene menos presencia en pantalla que este último, que parecía un super héroe musculado que buscaba venganza. Eso sí, si aquella película con John Travolta como alter-ego podía pasar por PEGI 16 o menos tranquilamente, ahora estamos por encima del PEGI 18, con contenido solo para adultos y no apto para los muy sensibles.

Be the first to comment on "Review de Marvel’s The Punisher (Primera temporada)"

Deja un comentario.