No estas conectado  


Review de Good Morning Call (1ª Temporada)

Good Morning Call

Good Morning Call es una serie japonesa original de Netflix basada en el manga del mismo nombre. Este dorama ha nacido gracias a la colaboración entre la cadena Fuji Televisión Netflix Japón, que la estrenaron a la vez. Gracias a esto, Netflix posee los derechos para emitir la serie fuera de Japón a través de todos los países en los que se encuentra presente la plataforma.

A la hora de valorar esta serie, es necesario tener en cuenta que está enfocada hacia un público específico característico de los doramas, algo que no quita que la serie sea muy entretenida, amena y fácil de ver. Good Morning Call es una buena forma de adentrarse en el estilo japonés o simplemente una serie que podrá disfrutar todo aquel al que no le disguste el género y pretenda ver una obra de ficción donde se vean reflejadas la forma de hacer series, las costumbres y la forma de vida japonesas.

Uno de los puntos fuertes con los que cuenta Good Morning Call, es su reparto encabezado por Haruka Fukuhara, una ‘idol‘ japonesa que a pesar de su corta edad se ha labrado una gran carrera en el mundo del entretenimiento gracias a sus trabajos como actriz y cantante. Aparte, también cuenta con el actor Shunya Shiraishi, que compartirá protagonismo con ella y que también es muy conocido en el país por haber protagonizado la serie Kamen Rider Wizard.

Una bonita historia de amor

La serie comienza siguiendo a Nao Yoshikawa, una chica de 17 años que está empezando un nuevo curso en el instituto. Este año vivirá sola por primera vez debido a que sus padres se han mudado al campo para cultivar la granja familiar. Sus padres han permitido que se quede viviendo en un piso alquilado para que estudie en la ciudad y continúe cerca de sus amigos.

Marina, su mejor amiga, será la encargada de enseñarle el instituto a Nao y a nosotros nos dejará claro el contexto social que existe en el mismo. Marina es uno de los personajes secundarios más importantes de la serie. Aunque al principio parezca muy impulsiva e incluso algo infantil, siempre acabará actuando como la voz de la razón, dando muy buenos consejos y actuando como una persona adulta.

Nao de regreso a casa junto a Uehara.

Una de las primeras personas con las que se cruzarán Nao y Marina es Hisashi Uehara, el chico más popular de todo el instituto. Uehara es muy atractivo, muy bueno con los deportes y es él que saca mejores notas de su clase, pero es muy frío, distante y en un principio parece que no le importa nadie salvo sí mismo. Todas las chicas del instituto le tienen idealizado como el novio perfecto y están ansiosas por poder estar cerca de él, aunque como ya hemos comentado, la vida de Uehara gira en torno a sí mismo y le importan muy poco otras personas que no formen parte de su familia.

Debido al fruto de una casualidad, Nao y Uehara se ven obligados a vivir juntos en la misma casa, ya que no les queda de otra alternativa. A partir de este momento comenzará una convivencia con altibajos. Los dos discutirán, pasarán tiempo juntos y comenzarán a conocerse mejor. Todo esto sucederá mientras poco a poco va naciendo una bonita historia de amor y tratan de ocultar que viven juntos. Aparte de sortear toda clase de obstáculos que les separan.

Nao Yoshikawa

Es imposible concebir esta serie sin el personaje que interpreta magistralmente Haruka Fukuhara. La presencia de esta actriz da un salto de calidad muy importante a la serie y de lejos nos encontramos ante la mejor actuación de Good Morning Call. Nao Yoshikawa conectará todos y cada uno de los personajes de la historia. Sus actos, decisiones y pensamientos serán importantísimos en todos los acontecimientos que van ocurriendo a lo largo de cada capítulo.

Es extremadamente fácil empatizar con ella desde que la conocemos en el primer episodio. Hablamos de un nivel tan profundo de empatía, que será muy posible que lleguemos a reír y a llorar con ella. Su personaje combina una gran energía y optimismo con una personalidad muy inocente. Nao es muy expresiva y gracias a ello consigue que siempre sepamos cómo se siente o qué está pensando sólo con mirar sus ojos o su expresión facial.

Mientras va avanzando la serie nos preocuparemos cada vez más por ella y le desearemos lo mejor al final de cada episodio. Para describir a Nao Yoshikawa nos acabarán faltando los adjetivos positivos, ya que nos encontramos ante una de las personas más bonitas, simpáticas, altruistas y con un gran corazón que nos podamos imaginar.

Es toda una experiencia y además muy agradable ver como Nao es capaz de impregnar esa personalidad en todas y cada una de las personas a las que conoce en su día a día. Sobre todo en el caso de Uehara, que a medida que avanzan los capítulos toma algunas decisiones que nunca pensamos que tomaría en un principio y todo ha sido gracias a la influencia de Nao. Al terminar la serie todos los personajes acaban sintiendo un gran aprecio por ella y posiblemente nos pasará lo mismo, ya que hablamos de alguien que siempre da lo mejor de sí y nunca se rinde ante ninguna adversidad.

Estructura y narrativa

Good Morning Call cuenta con un total de 17 episodios. Cada uno de ellos cuenta con una duración aproximada de entre 43 y 49 minutos. Como prácticamente todas las series orientales que podemos encontrar en la plataforma, aunque sea original de Netflix, no cuenta con ningún tipo de doblaje y sólo podremos escucharla en japonés, pero contaremos con una gran variedad de subtítulos para elegir. La parte negativa de esto es que para simplificar el idioma, en ocasiones puntuales no serán demasiado exactos.

La serie está dirigida por Yo Kawahara y Takashi Fujio, que cuentan con una gran experiencia en el mundo de los doramas y aparte, entre sus guionistas está presente Yue Takasuka, la dibujante del popular manga en el que está basado Good Morning Call, por lo que es muy fiel a la historia original.

Cada capítulo abordará algún problema o conflicto dentro de la vida de los protagonistas que será resuelto al final del episodio, por lo que a pesar de ser una historia lineal, cada episodio tiene su propia trama. Al final de cada capítulo, la serie nos presentará un nuevo conflicto que nos sorprenderá y posiblemente nos mantendrá pegados a la pantalla, un recurso del que hacen uso casi todas las series del género.

Good Morning Call hace una gran uso de su banda sonora, ya que utiliza su música para transmitirnos diferentes sensaciones en cada momento. Tienen una gran variedad de canciones ya sea para momentos tristes, alegres o incluso cuando pasa algo sorprendente. De esta forma consiguen sugestionarnos e influir en nuestras emociones, como por ejemplo haciendo que nos empecemos a sentir triste cuando empieza a sonar “la canción de los momentos tristes”.

En la serie se producirán toda clase de situaciones curiosas.

En ocasiones para que la historia avance más deprisa abusarán un poco de ciertos recursos como por ejemplo los encuentros fortuitos por la calle y demás coincidencias y en algunos momentos puede llegar a ser algo predecible.

La serie avanza de forma muy lineal sin desviarse demasiado de la trama principal, por lo que suele avanzar deprisa y no resulta lenta en ningún momento. Nao Yoshikawa protagoniza de una forma u otra todos los episodios, por lo que cuando nos alejemos de la trama principal, será acompañados de Nao o para ver eventos importantes que ayudarán a dar forma a la relación entre Nao y Uehara.

Conclusiones

Esta no es la mejor serie original que ha producido Netflix en cuanto a calidad o entretenimiento. Sin embargo, cumple con creces y de forma sobresaliente en todo aquello que se propone. Good Morning Call consigue convertirse en lo que quiere ser, una historia de amor profunda con grandes toques de humor y eso debemos reconocérselo.

Nos encontramos ante un dorama de calidad y muy fácil de ver para todos aquellos a los que les guste el género o que quieran introducirse en las series orientales. El mayor punto negativo de esta serie, se encuentra en que está limitada a un público determinado y a aquellos a los que no les guste la idea de seguir una historia de amor entre dos adolescentes rodeada de mucho humor y drama, no encontrarán nada interesante en Good Morning Call.

La serie ha sido un gran éxito tanto en Japón como en el resto del mundo y ha recibido muy buenas críticas por parte de los espectadores, por lo que es muy probable que veamos pronto una segunda temporada, que sería emitida a través de Netflix. El humor y el drama japoneses unidos a una bonita historia de amor y la gran actuación de la actriz Haruka Fukuhara son los mejores incentivos para ver esta gran serie.

upPros 5MByjContras
* Es una serie muy entretenida que resulta muy fácil de ver. * En ocasiones puede llegar a ser algo predecible.
* La presencia de Haruka Fukuhara y su brillante interpretación de Nao Yoshikawa. * Abusan demasiado de algunos recursos para que la historia avance.
* Gran variedad de personajes con los que es fácil empatizar. * Algunos fallos en los subtítulos.

Sobre el autor

Pedro Rodríguez
Estudiante de Contabilidad y Finanzas. Me encantan los videojuegos, veo muchas series y a veces soy gracioso.

2 Comentarios en "Review de Good Morning Call (1ª Temporada)"

  1. Tengo que reconocer que no es la peor serie que he visto en mi vida…

    1+

    Usuarios que han dado like a este comentario:

    • avatar

Deja un comentario.