No estas conectado  


¿Merece la pena darle una oportunidad a Marvel’s Iron Fist?

Iron Fist

En los días anteriores al estreno de Iron Fist todo el mundo se volvió loco tras las primeras críticas de la serie que la describieron como la peor serie de Marvel hasta el momento, siendo extremadamente decepcionante que una serie de Kung Fu sea tan aburrida. Pero la cuestión es, ¿tan mala es la serie que no deberíamos ni molestarnos en verla, o si elegimos no verla nos afectará a la hora de ver The Defenders?

La respuesta más rápida es que no, la serie no es tan mala, el problema se basa en que la gente cogió los problemas que tiene Iron Fist, porque no vamos a engañarnos y decir que la serie no tienes varios problemas, y los anunciaron como todo lo que tiene que ofrecer la serie. Porque es verdad, Iron Fist es una serie lenta, y en varias ocasiones las actuaciones de algunos actores no son la mejor parte de la serie, y sus diálogos en ciertos momentos parecen escritos por un niño de 10 años.

Pero se olvidan de mencionar, que Iron Fist es posiblemente la serie de Marvel más original de todas las que ha estrenado Netflix hasta el momento, y al mismo tiempo sientes que es la que mejor encaja dentro del universo que ha creado Marvel en Netflix. También se olvidan de mencionar la increíble química que tienen los protagonistas entre ellos.

Si lo pensamos más a fondo, los problemas que vemos en la serie no son algo nuevo que haya empezado a aparecer en Iron Fist, la mayoría de las críticas que reciben el resto de series de Marvel en Netflix, que suele ser que el formato de 13 episodios no se adapta a la perfección a las serie, haciendo que mucha veces se haga difícil y lento el camino hacia el final de la serie. Pero con Iron Fist, Marvel quiso intentar algo diferente, dejando que la serie progresase más lento que el resto para introducir poco a poco todo el mundo místico que de haber hecho más rápido quizá hubiese sido demasiada información de golpe.

Y seguramente este punto de lentitud al principio hizo que las primeras críticas la tiñeran de aburrida, pero una vez llegas al episodio siete y empiezas a entender lo que está pasando, la serie empieza a acelerar su ritmo y no para hasta el final. Esto hace que a diferencia del resto de series de Marvel, donde la primera parte es mejor que la segunda parte de la serie, en Iron Fist el final de la serie sea mucho mejor que el principio.

Las historias que eligen seguir en esta serie son lo interesante de la serie, llenas de sorpresas y giros en ellas, a Iron Fist no le cuesta mantenerte pegado al asiento. Mezclando elementos espirituales en la lucha de Danny con La Mano, y las luchas de poder de la familia Meachum.

Entre los personajes principales de la serie cabe destacar sin duda, el papel de Colleen Wing interpretado por Jessica Henwick, que es una de las mejores partes de la serie; tanto es así que en muchas ocasiones te olvidas de los problemas de nuestro protagonista ya que sus historias son más interesante. En cuanto a los Meachum, no hay mucho que decir sobre Joy, que lo mejor que se puede decir sobre ella en ciertas ocasiones es que no estuvo tan mal. El personaje de Ward evoluciona durante la temporada y se balancea entre ser el mejor personaje y el más innecesario para la historia principal; por otra parte está Harold, que cuando acaba la serie no puedes evitar sentirte triste por lo bien que podría haber transcurrido la historia, pero lo insatisfactoria que acaba siendo.

El resto de personajes secundarios procedentes de otras series de Marvel, son soplos de aire frescos durante los lentos primeros episodios de la serie, destacando Madame Gao como miembro de La Mano, y Claire Temple, cuya suerte le ha hecho cruzarse con un nuevo héroe. Además de otros personajes que introducen la serie a lo largo de la temporada, que están bien y sirven para mover la historia en momentos donde se siente estancada.

Dejando para el final a nuestro papel protagonista, Danny Rand, Iron Fist, protagonizado por Finn Jones al que ya vimos en series como Juego de Tronos, y dejando a un lado toda la polémica que rodea a que sea un hombre blanco. Danny Rand es sin duda una de los personajes más difíciles de analizar, ya que lo que al principio puede parecer una mala y sobreactuada parte, según vamos conociendo su historia empiezan a cobrar sentido todas sus acciones y formas de ser.

Una de las que debería ser una de las partes más fuerte, en una serie sobre gente que se pelea con artes marciales, la acción fluctúa demasiado, haciendo alguna de las mejores batallas que ha hecho Marvel hasta el momento, pero al mismo tiempo haciendo algunas de las peores.

Los villanos suelen ser las partes más interesantes de las series de Marvel, al contrario de las películas. Con grandes antagonistas como Kingpin, Killgrave o The Punisher; se puede decir que Iron Fist no decepciona del todo en esta categoría con los malos sintiéndose en todo momento como una fuerza a tener en cuenta, aunque no haya ningún personaje en concreto que resalte entre el resto antes mencionado, ya que la serie decide centrarse más en los problemas de nuestro protagonista y lo que le cuesta lidiar con ellos.

En el apartado técnico, la cinematografía de Iron Fist, se siente igual que el resto de las series de Marvel en Netflix, tanto es así que en ciertas ocasiones que salen de la ciudad de Nueva York, sigues sintiendo como que estás a las afueras de Harlem o en La Cocina del Infierno. La música que utilizan es uno de los puntos más fuertes de la serie, usando hip-hop de principios de milenio, época en la que Danny tiene su accidente de avión y se aísla del mundo, aunque algunas canciones parezcan copias de la banda sonora de Stranger Things.

Al final es verdad que la serie no se merece ganar ningún premio, y durante este año se han estrenado muchísimas series mejores como Taboo, Legión o Una Serie de Catastróficas Desdichas; pero también se han estrenado más serie que son peores que Iron Fist.

Para responder a la pregunta ¿Hace falta ver la serie para ver el resto de series de Marvel? La respuesta es sencilla: no es necesario, pero te ayudaría a la hora de entender al personaje de Iron Fist y La Mano que intervendrán en la historia más adelante.

Iron Fist tiene un estilo bastante claro, un estilo que no le va a gustar a todo el mundo. Ninguna serie le gusta a todo el mundo, hay gente que odia, Daredevil o Jessica Jones.. Dicho esto deberías darle una oportunidad a Iron Fist puesto que no sabrás si te gusta hasta que veas dos o tres episodios y le des una oportunidad. Un consejo de última hora: si quieres disfrutar más de la serie, simplemente baja todas tu expectativas, apaga tu cerebro y intenta disfrutar de ella sin ningún prejuicio.

También te puede interesar...

Review de Queridos Blancos (1ª Temporada) Review de la nueva serie de Netflix que ha estado cargada de controversia, Queridos Blancos.
Review de Por 13 Razones (1ª Temporada) Os dejamos nuestro análisis de cómo hemos visto la nueva serie de Netflix: Por 13 Razones.
¿Retomará el rumbo la tercera temporada de Daredevil? Repasamos los motivos por los que nos ha desencantado la segunda temporada de Daredevil.

Sobre el autor

Jorge Santos
Tinerfeño nacido en los 90 amante de la física, del cine y sobretodo la televisión, demasiada televisión quizá.

Se el primero en comentar en "¿Merece la pena darle una oportunidad a Marvel’s Iron Fist?"

Deja un comentario.