No estas conectado  


Cata de series: House of Cards (I)

House of Cards

La trama de House of Cards gira entorno a las más altas élites de poder de Estados Unidos, un ansia de poder difícilmente saciable vista desde un político demócrata que aspira a coronar la más alta cima de la Casa Blanca.

Ese podía ser un buen resumen de la serie, pero nuestro prisma va cambiando según vamos devorando episodios. La serie en sí es bastante compleja. Casi al terminar cada episodio tendremos que hacer un breve “mapeado” mental de todo aquello que ha sucedido y de los hilos que el bueno de Frank Underwood (Kevin Spacey) y su esposa Claire (Robin Wright) tejen para acercarse a su objetivo.

House of Cards, donde el poder -no- lo es todo

El comienzo de la serie es uno de los más impactantes que recuerdo. Un hombre que viene a representar todos los valores americanos, trajeado, político de “intachable” carrera mata a tiros a un perro al borde de la muerte que sufría cerca de su domicilio particular. Mientras justifica su acción en una genial escena de “cuarta pared”.

Este último concepto es uno de los indiscutibles rasgos que diferencian a esta serie. La relativa cercanía al espectador por parte de Frank Underwood durante toda la serie queda reflejada en este tipo de escenas, donde se dirige directamente a la audiencia. Una complicidad que nos acompaña en toda la trama y que aclara las intenciones y pensamientos de nuestro protagonista.

El pragmatismo desalmado del que tanto presume Underwood le lleva a tomar decisiones completamente rocambolescas. En estas situaciones desangeladas, frías y calculadoras es donde se rompe completamente esa cercanía. Personajes con los que te terminas encariñando son asesinados de manera despiadada. Quizás sea otro de los puntos positivos de House of Cards, esa especie de tira y afloja constante entre las emociones de Frank y las del espectador acaba por engancharte sin remedio. En este sentido hay otra corriente de opinión -que particularmente no comparto- que apunta al hecho de vernos reflejados completamente en la figura de Underwood y que si tuviéramos el mismo valor e impunidad llevaríamos a cabo similares atrocidades. Elijan ustedes.

Primera temporada

La mezcla entre la descriptiva presentación de la serie y “acción tranquila” nunca se había conjugado de esta manera. Mientras conocemos poco a poco a Frank Underwood y a su mujer, van caldeándose el ambiente en el Congreso estadounidense. Tras apoyar a Garrett Walker para que se alzase como presidente, Frank no se siente apartado siendo relegado a un puesto de segunda fila. Algo que sorprende cuando ya somos de sobra conocedores de su ansia de poder.

Pero poco tarda en salir su vena maquinadora. Después de digerir el duro golpe no hay momentos de relajación, comienza elaborado y complejo plan para conseguir el sillón del despacho oval. Para ello se sirve de una periodista de medio pelo, Zoe Barnes, una reportera con ganas de sacar la cabeza en el mundo de la comunicación y que termina por ser amante de Frank. Underwood usa a Zoe para publicar los trapos sucios de todos sus rivales políticos de su propio partido, mientras que ella consigue una posición bastante ventajosa dentro de los medios. A la vez que todo esto, nuestro protagonista usa a un congresista alcohólico para ir allanando terreno y cavando la tumba política del actual presidente de Estados Unidos en otro genial plan.

Después de sacar de su alcoholismo a Russo y que éste se postule para gobernador de Pensilvania, boicotea su recuperación contratando a Rachel Posner. Una noche de desenfreno que le costaría mucho, la primera cosa fue su imagen pública al dar una entrevista con claros síntomas de embriaguez, y la segunda, su propia vida. Frank decide terminar con él intoxicándolo con el humo de su propio vehículo mientras yace inconsciente drogado. Lo que arrastra al vicepresidente del gobierno -que apoyaba la candidatura de Russo- a su anterior puesto como congresista y Underwood consigue la vicepresidencia.

Mientras tanto, también conocemos a su mujer, que en ciertas situaciones adquiere un papel realmente importante en la serie. Claire Underwood dirige una ONG llamada Iniciativa de Agua Limpia (CWI de sus siglas en inglés). Su puesto le mantiene en un muy buen estatus social y tiene, igual que su marido, muchas ansias de poder.

Con visas de estar más presente en el panorama internacional, despide a toda la plantilla y decide dar un nuevo rumbo a la ONG. En este movimiento influenciada por los temibles lobistas comprendemos definitivamente al matrimonio Underwood. Claire también se muestra fría y calculadora, aunque sin llegar al pragmatismo apabullador de Frank.

Segunda temporada

La periodista Zoe Barnes y sus compañeros del periódico siguen recopilando información para dar con Rachel Posner. Underwood conoce los pasos de la periodista y esconde a Rachel en un piso franco. Al poco, Underwood mata a Zoe empujándola a las vías del metro al paso del tren causando un verdadero revuelo mediático mientras se disfraza todo de suicidio por parte de la administración.

Un compañero de Zoe sigue la investigación por su cuenta y acude a un hacker para poder obtener más información. El hacker, Gavin Orsay, trabaja al mismo tiempo para el colaborador de Frank, Doug Stamper. Este último logra atrapar al reportero, pero su calvario no ha hecho más que empezar.

El hacker usa a Rachel Posner para extorsionar a Doug, que estaba obsesionado con ella,  y es cuando la serie da un giro bastante inesperado. En un traslado de domicilio, Posner aprovecha para escaparse del coche en un semáforo. Y tras una breve persecución golpea fuertemente con una roca a Doug y lo deja inconsciente en mitad del bosque. Rachel entonces se da a la fuga dejando al colaborador de Frank malherido.

En esta parte de la serie, Claire Underwood vuelve a ser protagonista al declarar en una entrevista que fue víctima de una violación que la condujo al aborto. Pero volvemos a ver la frialdad de la dama al mezclar un caso de agresión sexual y el aborto, que se produjo varios años después y que nada tenía que ver con la supuesta violación. Solamente para justificar el aborto ante la opinión pública, quedando ella de víctima y acusando directamente a un alto cargo militar de la violación. Esto les conduce a comenzar un proyecto de ley para endurecer las penas a los agresores sexuales.

En medio de todo esto, la pareja protagonista ya comienza a planear su ascenso al despacho oval. El matrimonio presidencial no pasa por su mejor momento y Claire recomienda un asesor espiritual (y matrimonial) a la primera dama.

Raymond Tusk es un amigo íntimo del presidente, pero se interpone en el camino de Frank. En esta etapa conoce también a Xander Feng, empresario chino y aliado de Tusk que se ofrece para hacer de intermediario en un conflicto entre China y EEUU. El caso se resuelve con Feng obteniendo un jugoso contrato de infraestructuras y destapándose un caso de corrupción con casinos de por medio.

Las cosas se tuercen al descubrirse a Doug Stamper en el casino en cuestión mientras averiguaba la relación entre Feng, Tusk y el presidente. El caso es llevado por el Comité Judicial de la Cámara y se resuelve, no sin quiebros diplomáticos y legislativos, con Tusk declarando que el presidente sabía el negocio con Feng dejándole en muy mala posición. Frank toma entonces el cargo de presidente de los Estados Unidos.

Tercera temporada

El inicio de esta temporada se produce seis meses después de la toma de posesión de los Underwood. Frank quiere sacar adelante un proyecto llamado American Works que pretende la creación de multitud de puestos de trabajo. El proyecto no es bien acogido por sus compañeros de partido debido al alto coste que supondría para las arcas. Mientras tanto Underwood ya prepara la pelea por el puesto de candidato con Heather Dunbar. Una decisión que tomó meses después de negar que iba a postularse para presidente del país en las elecciones de 2016.

Doug Stamper sigue recuperándose y comienza a trabajar con el equipo de Dunbar ante la negativa de Frank a continuar ayudándole. El hacker Gavin Orsay ayuda a Doug a encontrar a Rachel a cambio de favores. Según la información de Gavin, Rachel ahora se hace llamar Jane Doe. Otra vez con el problema de alcoholismo, Doug cuenta a Frank lo que ha pasado mientras trabajaba para Dunbar. Un movimiento interesante y una vuelta de tuerca argumental más. Orsay huye a Venezuela y se sincera con Doug. El hacker le había proporcionado información falsa sobre Rachel y vuelve a pedir favores a cambio para darle, esta vez, datos verdaderos.

Finalmente Doug consigue información sobre Rachel, que ahora vive en Nuevo México y trabaja para pagar una identidad falsa. Doug la captura y la lleva al desierto con intención de matarla, pero se lo piensa dos veces y la libera en una carretera solitaria. La siguiente imagen que vemos es de Doug regresando a por ella, y después enterrando el cuerpo de Rachel. Toma entonces el trabajo de jefe de gabinete de Underwood.

Claire en este tiempo es nombrada embajadora en Naciones Unidas. Se encuentra entonces envuelta en problemas con Rusia y su presidente Petrov. El presidente ruso tiene encarcelada a una activista homosexual en su país, pero Frank y Claire logran persuadirle y conseguir la liberación a cambio de las disculpas del activista. Éste último no quiere pedir disculpas y se termina ahorcando. El problema con Rusia se resuelve con Claire dimitiendo de su puesto como embajadora de la ONU.

Durante casi toda la temporada, un escritor contratado por Frank acompaña a los Underwood para escribir una biografía. El escritor es Thomas Yates y su empeño iba enfocado en sacar los trapos sucios de la pareja. Frank lo descubre y mata a Yates de un disparo. La temporada termina con la pareja casi rota y las palabras de Claire declarando la intención de dejar a Frank.

Aunque estamos acostumbrados a superproducciones que nos cuentan la vida íntima y pública de los personajes más poderosos del mundo, es extraño ver una conjunción tan perfecta como en House of Cards. La serie mete en una coctelera asesinatos, movimientos más propios de mafias, problemas maritales y un sinfín de acciones inesperadas que dan en el punto perfecto. Sin duda alguna es una serie compleja, lejos de los estándares simplones a los que estamos acostumbrados, pero que te atrapa capítulo tras capítulo. En una segunda entrega hablaré sobre las temporadas número cuatro y cinco, cuando esta última termine.

También te puede interesar...

Cuatro cosas que deberías saber antes de ver Godless, el nuevo western de Netfli... Falta poco para el estreno de Godless, el nuevo western de Netflix y te traemos cuatro cosas que posiblemente debas saber antes de ver la serie.
Cata de series: Una serie de catastróficas desdichas (II) Una serie de catastróficas cesdichas, la gran serie original de Netflix, llega a Cata de Series para ser desmembrada.
Review de Queridos Blancos (1ª Temporada) Review de la nueva serie de Netflix que ha estado cargada de controversia, Queridos Blancos.

Sobre el autor

Izan González
Editor tecnológico que se pasa por aquí de vez en cuando a descuartizar series. Twitter: @izangc

Se el primero en comentar en "Cata de series: House of Cards (I)"

Deja un comentario.