No estas conectado  


Bleach, crónica de un anime víctima de su propio éxito

bleach

Dentro de todas las series que tratamos en La Cocina del Infierno también tenemos espacio para doramas, Shōnen y demás subgéneros del mundo anime. En el pasado fui un fiel seguidor de este tipo de maneras de narrar historias y son muchas las series de anime que tengo en mi haber. La temática Shōnen es mi preferida, especialmente aquellas series en las que las espadas, katanas e historias de poder se dan cita. Siempre recomendaré Basilisk: Kouga Ninpou Chou a aquellos que me piden consejo. Pero hoy quiero hablaros de Bleach, un anime que ha marcado mi desencanto con este tipo de series.

Pero para empezar a hablaros de Bleach, os pongo en perspectiva. La ciudad de Karakura ve como el ataque de varios hollow se incrementa. Los hollow son almas errantes que devoran el alma de los vivos y para luchar contra ellos tenemos a los shinigami, los protectores de las almas en la ideología japonesa. Es ahí cuando inesperadamente Ichigo Kurosaki, un aparente humano normal adquiere sus poderes. Así es como nos presenta Tite Kubo su serie que se convertiría en todo un fenómeno de masas tanto dentro como fuera de Japón.

¿Que hacía bien Bleach?

Como no quiero entrar en detalles muy especiales sobre la trama, centraré mi argumento en las cosas que considero que hicieron de Bleach una serie distinta al resto dentro de los Shōnen que podíamos encontrar en la época. Inicialmente la adaptación del manga se hizo con un trazo y respeto bastante grande, tanto es así que los dibujantes escuchaban la banda sonora que el propio Tite Kubo había escogido para cada shinigami. El trazo y el argumento fueron respetados casi hasta el final.

El relleno es algo que todos los fans de los grandes anime detestan, en Bleach al menos personalmente no se me hizo especialmente pesada ninguna saga de relleno y eso es un plus importante. La saga de los Bount quizá fue muy mal aprovechada en mi opinión, y creo que esto fue debido a que Kubo nunca quiso que el anime introdujera personajes y subtramas que movieran de alguna manera el argumento que tenía el manga. Tampoco me llegó a desagradar la saga de los Cuentos Desconocidos de las Zanpaku-tō, aunque bien es cierto que casaba menos con la historia principal. A diferencia de Naruto, los rellenos de Bleach tenían algo de coherencia e intentaban introducir nuevos interrogantes para el espectador, no obstante los caprichos de su creador hicieron imposible que estos personajes creados llegaran a ningún sitio.

A diferencia de otros anime, en Bleach el protagonista lo daba todo desde el comienzo. - Tuitea esto

Siempre discuto con mis amigos sobre un punto concreto en este tipo de anime. Si nos vamos a Dragon Ball o similares, el protagonista va a liberando su poder pasito a pasito y con tiento. En Bleach eso no pasaba, Ichigo sale con el Bankai siempre y de primera hora cuando hay un enemigo con un fuerte reiatsu. Nada de tibiezas. Esto no significa que posteriormente no pudiera evolucionar, que de hecho lo hace. Pero esa sensación de que el combate se va a volver más rudo desde primera hora está presente y ahorra muchos capitulos aburridos de personajes hablando sobre quien es más fuerte.

bleach

¿Que hizo mal?

Si bien antes decía que para mi la serie de Bleach tenía un plus a la hora de dibujarnos los personajes, creo firmemente que este quizá también es uno de los fallos. No se supo llevar cada una de las historias que convergían en la saga Arrancar. Muchos Shinigami y Espada desaprovechados, historias que nunca supimos como por ejemplo las motivaciones reales de Ichimaru Gin hicieron que muchos de estos personajes acabaran con un final poco apetecible para lo que se presuponía, creo que el abuso de intentar sorprender con giros, hizo que Tōsen Kaname acabara siendo algo para olvidar…

Este cúmulo de despropósitos también se situó en la transformación final de Aizen, el enemigo por antonomasia de la serie. Y a partir de aquí Tite Kubo fue incapaz de encontrar un enemigo de la talla de ex-capitan de la quinta división de la Sociedad de Almas. El peso de Aizen fue tan grande que dejó descolgados al resto de enemigos venideros y aunque Shūkurō Tsukishima no me desagradó, todo era como de peor acabado, intuías que el final estaba cerca.

Acabaron llegando los clichés y con ello la desidia por parte de los creadores del anime. - Tuitea esto

Al final se fue traduciendo en un cúmulo de clichés del género de los que antaño huía, enemigos clónicos, pérdidas de poderes por parte del protagonista, regulación de poder… Básicamente no ofrecía nada nuevo mientras los fans aún nos preguntábamos que es lo que pasaba con personajes como Urahara. Todo esto al final quedó fuera del anime y hubo que trasladarlo al manga con mayor o menor acierto, aunque hablaremos de eso en otro momento.

bleach

Este es nuestro repaso a uno de os anime que más recomiendo pese a sus carencias finales. Cualquiera que quiera disfrutar de un buen Shōnen , debe ver obligatoriamente esta serie.

About the Author

Jose Angel Martínez
Me embarco en este nuevo proyecto como administrador y fundador de La Cocina del Infierno. Apasionado de los videojuegos y amante de lo audiovisual.

Be the first to comment on "Bleach, crónica de un anime víctima de su propio éxito"

Deja un comentario.